MANUEL OCAMPO

Manuel Ocampo se ha desarrollado al ritmo de su cercanía a la ciudad cabecera, tan sólo 16 km. es la distancia con Pergamino, y ello, les permite a sus vecinos vivir en el pueblo y poder acceder a los beneficios con que cuenta la ciudad en escasos minutos.

INFORMACIÓN PARA VISITANTES

  • CÓMO LLEGAR

Para llegar a la localidad de Manuel Ocampo es preciso avanzar por la ruta provincial N° 32, a 16 km. de la ciudad se encuentra el acceso de 1.600 m. por el que se accede al pueblo.Varios caminos de tierra conectan este pueblo con la ciudad, El Socorro o la ruta Nacional N° 178 (ex 32 a Bigand).

</div
SERVICIO DE ÓMNIBUS – La Nueva PerlaVarios servicios de “La Nueva Perla” que parten de la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Pergamino, se pueden consultar en http://lanuevaperla.jimdo.com/

  • COMER EN MANUEL OCAMPO

Cuando arribe a Manuel Ocampo podrá servirse una minuta en el Club “9 de Julio” y luego continuar su viaje rumbo a los diversos destinos que podrá tomar desde allí.

Un poco de historia…

En 1890, cuando el Ferrocarril Central Argentino atravesó los campos de Manuel Anselmo, Narciso y José León Ocampo, éstos habían adquirido hacía ya varios años, las más de 26.000 hectáreas que constituían su gran estancia.

En 1894 la estación Manuel Ocampo, se agregó al trazado original que sólo había incluido la estación El Socorro, en el largo recorrido de Pergamino a la localidad de Peyrano, en la provincia de Santa Fe. Con el mismo plano y también en ese año, se agregó la estación Arroyo del Medio, tampoco contemplada en el recorrido original de la línea de Pergamino a Cañada de Gómez (Sta. Fe).Los hermanos Ocampo se dividen el condominio en 1896, pasando a ser propiedad estas tierras de José León y Narciso Ocampo, fallecido éste sin sucesores directos, José León compra a sus hermanos las partes indivisas, quedando dueño de la totalidad de la estancia “San Miguel” que comprendía estas tierras.

En 1911 Melchora Beláustegui de Ocampo y sus hijos deciden la división de las tierras contiguas a la estación para fundar allí un pueblo, que denominan con el nombre que le habían asignado a la estación y rinde tributo a su antepasado: Manuel Ocampo. Manuel Anselmo, por su parte, había fundado dos años antes, en 1909 un pueblo en sus propias tierras al que asignó el nombre de su esposa: Villa Angélica, frente a la estación El Socorro.

En pocos años llegarán las dependencias oficiales, el crecimiento comercial, la escuela pública y la vida de relación dará vida propia a esta localidad.

Manuel Ocampo, con un trazado originario de 96 manzanas fue el sueño dorado de José León Ocampo, quien primeramente mandó a realizar su trazado para finalmente, proceder al remate de sus tierras el 11 de noviembre de 1911.

Después el destino quiso que no se convirtiera en esa pequeña ciudad en que pensó su fundador. Hoy, muchas de esas manzanas son quintas que se utilizan para sembrar tal como ocurre con los campos lindantes.

FIESTA PATRONAL: 13 de junio. San Antonio de Padua.

Desde hace décadas, las fiestas de “San Antonio” en Manuel Ocampo, reúnen a un buen número de los vecinos y a muchos otros que participan de localidades vecinas. En épocas pasadas las fiestas patronales, se convertían en verdaderas romerías populares, donde a los festejos religiosos se unían las kermeses y los bailes populares, todo en beneficio de reunir fondos para las obras parroquiales.

  • ACTIVIDADES PRINCIPALES

ACTIVIDAD ECONÓMICA

La actividad económica principal es la agrícola, como décadas atrás lo era la agrícola-ganadera, y el crecimiento de la comunidad estuvo siempre relacionado con el proceso agrícola.

Ha sido siempre una característica de esta comunidad contar con numerosos contratistas rurales, los que arriendan grandes extensiones de campo y dan a la localidad un movimiento comercial muy importante.

Por otra parte, la instalación en la década del ‘70 de la firma Grandío y López “Grandilo S.A.” sobre la ruta N° 32, significó una importante generación de fuentes de trabajo. Posteriormente, el aporte de nuevos capitales, transformó la primitiva firma en: “Kruger S.A.”. Ello trajo aparejado la instalación de una aceitera y una planta de secado en espigas, así como la ampliación de la capacidad de acopio y la instalación de una sección avícola con varios galpones, ello significó incrementar la cantidad de personas ocupadas, el que en parte pertenece al pueblo y también a localidades vecinas.

ACTIVIDAD EDUCATIVA Y SOCIAL

La escuela N° 3 “Julio S. Dantas” aúna actividades con el Jardín de Infantes N° 903 “Guillermo Jorge López”, mientras que la educación secundaria la ofrece la Escuela Secundaria N°3. Hasta entonces, el Instituto Comercial El Socorro y otros establecimientos educacionales de la ciudad de Pergamino, cubrían las necesidades de la población en educación secundaria.

Desde 1986 la Casa del Niño, cubre las necesidades de la población infantil con comedor escolar y actividades complementarias a las escolares.​ La Biblioteca Popular “Almafuerte” se encuentra entre las más antiguas del partido. Su importante acervo bibliográfico, demuestra la capacidad de los ocampenses de construir un pueblo digno también desde lo cultural.

La subsistencia de dos clubes o instituciones sociales, se presenta como una rareza dentro de las características generales de los pueblos del partido. En los antecedentes remotos de todos los pueblos aparecen, dos y tres clubes con actividades sociales y deportivas, pero las circunstancias de crecimiento y desarrollo de esos mismos pueblos, la superposición de actividades, de asociados, hicieron que muchos de ellos se fusionaran, o simplemente los más pequeños o con menos posibilidades cerraran sus puertas.

Curiosamente, a casi cien años de su fundación, Manuel Ocampo, ha conservado ambos clubes, resaltando a lo largo de su historia las características de cada uno, afirmando la vocación de trabajo y voluntad de progreso de sus vecinos: “Juventud Obrera de Manuel Ocampo” y el “Club Atlético 9 de Julio”.

DELEGACIÓN MUNICIPAL

A cargo de  Claudio López.

Teléfono: 02477 – 494013 – CÓDIGO POSTAL: B2713

Gentilicio: Ocampenses.